hasta cuándo?

Las diferencias que nos constituyen como seres, nos unen y nos dividen a la vez. Las distintas ideologías, creencias, la raza y la especie han sido motivo de discriminación y dominio desde tiempos inmemoriales. El mundo está en una crisis severa a causa de la falta de empatía, exceso de explotación y una distribución de la riqueza no equitativa.

Los seres humanos olvidamos mirar más allá de nuestra propia comodidad. Existe una extrema necesidad de replantear los patrones de extracción, producción, consumo y excreción, a lo que debe agregarse, sin duda, la educación, que contrarreste la cosificación de la naturaleza y reubique al ser humano en su lugar, alejándolo de la forzada y dañina posición antropocéntrica.

Seres en pugna permanente, convivientes en estado de crisis, especies empujadas al abismo por la codicia y el poder, vaticinan el gran fracaso de la vecindad mundial, generando aporías inabordables, brechas y vacíos.

Fragmentos que son sinécdoque de un despiezamiento global, una rasgadura en el orbe, una sentencia casi irreversible.

Es tiempo de reflexionar, y sobre todo es tiempo de una pregunta: ¿Hasta cuándo?