Ouroboros.17

Seres depredadores por naturaleza, repetimos incansablemente los mismos actos opresivos, sin fin y sin pausa. Animales, plantas, insectos, suelo, aire, otros hombres, todos nuestras presas. Intentan protegerse sin éxito, su piel es vulnerada, sus entrañas, su existencia por completo. Engullir las frágiles vidas no puede ser evitado y nos enfrenta, en un ciclo sin fin, a la condena de nuestra propia naturaleza destructora. La naturaleza lucha y sobrevive. ¿Cuánto tiempo más?

- Selección 2017 Fondo Nacional de las Artes Argentina

- Finalista 2018 Premios a! Diseño México